Producción de fertilizantes y otros productos valorizables

Concepto (necesidad y beneficios)

La fertilidad del suelo se entiende como su capacidad para suministrar todos y cada uno de los nutrientes que necesitan las plantas en cada momento, en la cantidad necesaria y en la forma asimilable.

La fertilización es una práctica agraria insustituible que tiene como objetivo primordial mantener la fertilidad del suelo, no debiendo limitarse a la restitución de los elementos extraídos por la cosecha, sino también a aquellos elementos que los suelos pierden por lavado, retrogradación y erosión.

Los fertilizantes permiten restituir a los suelos estos elementos nutritivos extraídos, poniendo a disposición de los cultivos los nutrientes que precisan.

Los fertilizantes complejos NPK son productos que contienen dos o tres nutrientes primarios (N, P, K) y que, además, pueden contener nutrientes secundarios (Ca, Mg, S) y micronutrientes (Zn, Cu, B, etc.). Se aplican para equilibrar el contenido del suelo en elementos nutritivos de acuerdo con los contenidos del mismo, considerando las necesidades del cultivo que se va a implantar y dependiendo del rendimiento que se espera conseguir. Se pueden encontrar en estado sólido (forma granular) o liquido, este último cada vez más frecuente.

No obstante, la cantidad de fertilizantes que se consumen anualmente es muy elevada, más de 200 millones de toneladas en 2018 según la FAO, y en los últimos años no deja de aumentar. Por otro lado, una ingente cantidad de residuos, muchos de ellos con importante contenido de nutrientes (N/P/K) son producidos y acumulados en vertederos. Así pues, es necesario potenciar la economía circular en la producción de fertilizantes. Un proceso circular basado en el reciclaje de los productos, consiguiendo optimizar el uso de los recursos minerales, valorizando e incorporando al circuito los subproductos generados, minimizando las emisiones y reduciendo la dependencia de las fuentes de energía no renovables.

En este sentido, la Comisión Europea ha adoptado un nuevo y ambicioso paquete de medidas sobre la reutilización de productos y economía circular. Y, más específicamente, dentro del paquete de medidas se incluye un proyecto de Reglamento sobre comercialización de productos fertilizantes, con el fin de poder incorporar a la producción de fertilizantes los subproductos de algunas industrias, reduciendo la dependencia de las materias primas.

Tecnologías y oferta de Condorchem Envitech

En función de la composición química de lo subproductos, los procesos necesarios para su conversión en fertilizantes variarán. Los subproductos con los que más se ha trabajado para valorizarlos como fertilizantes son los lodos de los procesos aerobios de depuración o bien el digestato producido en las plantas de biometanización.

En cuanto a la recuperación del fósforo en forma de fertilizante sólido, se puede cristalizar en forma de estruvita, un fertilizante mineral de liberación lenta formado por magnesio, fósforo y nitrógeno, con bajo contenido en metales y que, poco a poco, aporta los nutrientes al suelo favoreciendo su absorción por las plantas y reduciendo las pérdidas superficiales que pueden acabar en las masas de agua.

Por otro lado, la producción de fertilizantes líquidos ricos en amonio puede ser viable mediante un proceso de adsorción-desorción con zeolitas y contactores de membranas. En ocasiones, para conseguir una relación concreta entre los nutrientes principales, será necesario eliminar el excedente de nitrógeno, que se podrá llevar a cabo mediante un proceso en condiciones microaerofílicas con bajo consumo energético.

Otra vía de transformación residuos en fertilizantes consiste, en un primer paso, en mezclar el residuo con otros residuos orgánicos y otros fertilizantes minerales para ajustar los niveles de nutrientes (N/P/K) a valores comerciales. Y, en un segundo paso, la mezcla resultante se introduce en un evaporador al vacío para evaporar el agua y transformar la materia en un sólido estable y de fácil utilización.

Al igual que en toda nuestra actividad, en Condorchem Envitech trabajamos con el cliente para evaluar la fuente identificada de residuos a fin de determinar el potencial del fertilizante. Se pueden enviar muestras a nuestro laboratorio para obtener una evaluación analítica completa, y a partir de la misma, nuestro equipo técnico trabajará con el cliente para establecer un programa rentable a fin de obtener el máximo potencial del fertilizante producido.