Evaporadores al vacío con circulación natural

Introducción a la tecnología

Los evaporadores al vacío por compresión mecánica del vapor de circulación natural funcionan con energía eléctrica y son equipos de fácil uso y mantenimiento.

La capacidad de producción de destilado de esta línea de productos varía de 10 a 120 litros/hora. Estos sistemas suponen una excelente inversión debido a su combinación de calidad de destilado, alta tecnología y robustez.

Los evaporadores al vacío por compresión mecánica del vapor mediante circulación forzada permiten obtener agua de gran calidad al separarla de un efluente con una alta concentración de contaminantes mediante la aplicación de energía térmica. Debido a que se trabaja en condiciones de vacío, los evaporadores de circulación forzada permiten reducir la temperatura de ebullición y, por lo tanto, reducir el consumo de energía.

La utilización de evaporadores al vacío permite concentrar un efluente residual tantas veces como se desee, llegando a obtener un vertido cero si es necesario. Gracias a esta tecnología se pueden tratar aguas residuales complejas, para las que otras técnicas más convencionales no son efectivas o viables.

Oferta de Condorchem Envitech

La oferta de evaporadores al vacío por compresión mecánica del vapor de circulación natural de Condorchem Envitech se basa en la línea de equipos ENVIDEST MVR E, aptos para producir caudales de vapor desde 10 L/h hasta 120 L/h.

Funcionamiento/operación de los evaporadores

El funcionamiento de los evaporadores al vacío por compresión mecánica del vapor se basa en la recuperación del calor de condensación del destilado como fuente de calor para evaporar el alimento.

En estos sistemas el proceso se inicia con el suministro de energía externa al evaporador para iniciar el proceso de evaporación. Para reducir la temperatura de ebullición del líquido se establecen condiciones de vacío y así mejorar la eficiencia energética del proceso. El vapor que se produce, cuando se extrae se comprime mediante un compresor volumétrico, con la intención de incrementar su temperatura. Este calor sobrecalentado de devuelve al evaporador como fluido calefactante. Cuando ya se ha iniciado el ciclo, no es necesario continuar con la aportación externa de calor, puesto que con la compresión mecánica del vapor ya se produce el calor suficiente para mantener la evaporación del líquido. El vapor comprimido, y por tanto sobrecalentado, al pasar por el intercambiador del propio evaporador, consigue un doble objetivo: (1) calienta el líquido a evaporar y (2) condensa, economizando el uso de un fluido refrigerante.

La principal ventaja de los evaporadores al vacío por compresión mecánica del vapor reside en el hecho de que el consumo de energía del compresor volumétrico es inferior al coste de producción del vapor para los sistemas de evaporación de múltiple efecto. No obstante, los volúmenes a evaporar deben ser suficientemente elevados para que el ahorro obtenido compense la inversión en el compresor volumétrico.

Los compresores al vacío por compresión mecánica del vapor de circulación natural suponen una excelente inversión debido a su combinación de calidad de destilado, alta tecnología y robustez. La capacidad de producción de destilado de esta línea de productos varía de 10 a 120 L/h.

Los evaporadores de circulación natural pueden ser de dos tipos: de tubos horizontales o de tubos verticales, los cuales a su vez pueden ser de sentido ascendente o de sentido descendente.

Ventajas y aplicaciones

Ventajas

  • Minimización del volumen de residuos a gestionar
  • Reducción significativa de los costes de gestión de residuos
  • Producción de un destilado de excelente calidad
  • Posibilidad de implantación de un sistema de vertido cero
  • Cumplimiento de la normativa vigente en materia de vertido de efluentes
  • Reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero generados en el transporte de los residuos
  • Bajo mantenimiento y escasa necesidad de supervisión

Aplicaciones

  • Pintura industrial: baños desengrase, fosfatado, pasivado, aguas lavado, eluidos resinas intercambio iónico.
  • Industria metal-mecánica y auxiliar automóvil: baños tratamientos superficiales, baños lavadoras, aguas de vibro acabado, purgas compresores, aguas lavado suelos, emulsiones aceitosas.
  • Fundición inyectada metales y aleaciones ligeras: fluidos de desmoldado, glicoles, emulsiones aceitosas, etc.