ba√Īos_romanos

El agua es un elemento esencial para la existencia de vida en nuestro planeta. Todos los seres vivos somos, en mayor o menor medida, agua y necesitamos consumirla de forma continuada para vivir.

Es por ello que la humanidad ha almacenado y distribuido agua prácticamente desde sus orígenes. Desde las primeras técnicas de almacenaje, limpieza y distribución hasta las infraestructuras y tecnologías actuales para el tratamiento de aguas, reciclado de aguas y depuración de aguas ha transcurrido una larga historia, que de forma muy breve os queremos resumir en este post.

Los primeros asentamientos continuados de nuestros antepasados siempre tenían lugar en ubicaciones donde hubiese agua dulce disponible, como lagos y ríos. Y fue entorno al agua donde se originaron las primeras formas de sociedad, tal y como la concebimos hoy en día.

Cuando estas formas primitivas de sociedades empezaron a evolucionar y crecer de manera extensiva surgió la necesidad de buscar otras fuentes diferentes de agua. El constante incremento de la población humana no siempre hizo posible que estas sociedades crecieran entorno a fuentes de fácil acceso como lagos y ríos, por lo que las personas se vieron obligadas a desarrollar sistemas que les permitieran aprovechan los recursos de agua subterráneos, dando origen a las primeras construcciones de pozos.

Los primeros antecedentes los encontramos en Jeric√≥ (Israel) hace aproximadamente 7.000 a√Īos, donde el agua era almacenada en los pozos para su posterior utilizaci√≥n. Como el agua hab√≠a de ser trasladada de los pozos a otros puntos donde era necesario su uso, se empezaron a desarrollar los sistemas de transporte y distribuci√≥n del agua. Este transporte se realizaba mediante canales sencillos, excavados en la arena o las rocas.

A√Īos m√°s tarde se comenzaron a utilizar tubos huecos, m√°s parecidos a lo que son nuestras tuber√≠as de hoy en d√≠a. Por ejemplo, en Egipto se utilizan √°rboles huecos de palmera mientras en China y Jap√≥n utilizan troncos de bamb√ļ. Fueron precisamente los egipcios, los primeros en utilizar m√©todos para el tratamiento del agua. Estos registros datan de hace m√°s de 1,500 a√Īos hasta el 400 A.C. Los mismos indican que las formas m√°s comunes de purificaci√≥n del agua eran hirvi√©ndola sobre el fuego, calent√°ndola al sol o sumergiendo una pieza de hierro caliente dentro de la misma. Otro de los m√©todos m√°s comunes era el filtrado del agua hervida a trav√©s de arena o grava para luego dejarla enfriar.

A pesar de que encontramos ejemplos anteriores, como es el caso de la ciudad de Mohenjo-Daro (Pakist√°n), que alrededor del a√Īo 3.000 a.C ya contaba con servicios de ba√Īo publico e incluso instalaciones de agua caliente, no es hasta la antigua Grecia cuando nos encontramos con sistemas de recogida, purificaci√≥n y distribuci√≥n del agua que puedan tener ciertas similitudes con nuestros d√≠as.

En la antigua Grecia, el agua de escorrentía, agua de pozos y agua de lluvia eran utilizadas desde épocas muy tempranas por sus ciudadanos. Debido al crecimiento de la población se vieron obligados a desarrollar sistemas más eficaces para al almacenamiento y distribución del agua, lo que les llevó a la construcción de las primeras redes de distribución a gran escala que requerían de unos materiales más sofisticados, como la cerámica, la madera o el metal.

La verdadera novedad introducida por los griegos estuvo en que ellos fueron la primera sociedad en tener un interés claro por la calidad del agua que consumían. Por ello, el agua utilizada se retiraba mediante sistemas de aguas residuales, a la vez que el agua de lluvia, y se utilizaban embalses de aireación para la purificación del agua.

Así llegamos a la época del imperio Romano. Los romanos fueron los mayores arquitectos en construcciones de redes de distribución de agua que ha existido a lo largo de la historia.

Ellos utilizaban recursos de agua subterránea, ríos y agua de escorrentía para su uso y aprovisionamiento. El agua recogida se transportaba a presas que permitían el almacenamiento y retención artificial de grandes cantidades de agua. Desde aquí se distribuía por toda la ciudad gracias a los sistemas de tuberías, fabricadas con materiales tan diversos como cemento, roca, bronce, plata, madera y plomo.

La verdadera revolución llegó con os acueductos, ya que por primera vez se podía transportar agua entre puntos separados por una gran distancia. Gracias a ellos, los romanos podían distribuir agua entre distintos puntos de su amplio imperio.

Por lo que se refiere al tratamiento de aguas, los romanos aplicaban el tratamiento por aireación para mejorar la calidad del agua. Asimismo, se utilizaban técnicas de protección contra agentes externos en aquellos lugares en que se almacenaba el agua.

Despu√©s de la ca√≠da del imperio Romano, los acueductos se dejaron de utilizar. Desde el a√Īo 500 al 1500 d.C. hubo poco desarrollo en relaci√≥n con los sistemas de tratamiento del agua. Esta escasa evoluci√≥n, unida a un espectacular crecimiento de la poblaci√≥n de las ciudades, acab√≥ desembocando la aparici√≥n de enfermedades, que en algunos casos fueron aut√©nticas epidemias.

As√≠, durante la edad media se manifestaron gran cantidad de problemas de higiene en el agua y los sistemas de distribuci√≥n de plomo. Lo mas frecuente era abocar los residuos y excrementos directamente a las mismas aguas que se utilizaban para el consumo humano, por lo que era frecuente que la gente que beb√≠a estas aguas acabase enfermando y muriendo. Todo lo que se hacia para evitarlo era utilizar el agua existente fuera de las ciudades no afectada por la contaminaci√≥n. Un dato que refleja el retroceso experimentado durante estos a√Īos es que esta agua se llevaba a la ciudad utilizando la fuerza humana, mediante los llamados portadores.

Pasada esta larga etapa de estancamiento, las ciudades empiezan a desarrollarse y recuperar su esplendor en los siglos XVI y XVII. En la segunda mitad del siglo XVIII tiene lugar la revolución industrial, en la que se experimentan el mayor conjunto de transformaciones socioeconómicas, tecnológicas y culturales de la Historia de la humanidad, desde el Neolítico.

As√≠ llegamos hasta los inicios del S XIX en el que encontramos el primer sistema de suministro de agua potable para toda una ciudad completa. Fue construido en Paisley, Escocia, alrededor del a√Īo 1804 por John Gibb. Tres a√Īos m√°s tarde se comenz√≥ a transportar agua filtrada a la ciudad de Glasgow.

En 1806 empieza a funcionar en París la mayor planta de tratamiento de agua conocida hasta el momento. Allí, el agua sedimentaba durante 12 horas antes de su filtración. Los filtros consistían en arena, carbón y tenían una capacidad de seis horas.

En 1827 el ingl√©s James Simpl√≥n construye un filtro de arena para la purificaci√≥n del agua potable. Hoy en d√≠a todav√≠a se considera el primer sistema efectivo utilizado con fines de salud p√ļblica.