El rotoconcentrador no es un proceso de depuración de COV por sí mismo, sino que se trata de un paso previo a la combustión, que se hace necesario cuando se tienen caudales de aire elevados con una concentración de COV’s muy baja. En estas condiciones el combustible consumido para la combustión sería muy elevado y se aplica esta tecnología con el fin de reducirlo.

La rotoconcentración con Zeolita es una tecnología que permite aumentar la concentración de un contaminante de una corriente de gas. El contaminante, generalmente COV, mediante un proceso de adsorción queda retenido en una rueda de Zeolita, obteniendo el gas libre de contaminante. Posteriormente, una fracción de gas tratado, de alrededor del 5%, se calienta y se alimenta en el rotoconcentrador en contracorriente. De este modo, se produce la desorción del contaminante previamente retenido y se libera en la nueva corriente de gas, quedando la rueda de Zeolita otra vez libre de contaminante. La nueva corriente de gas tiene una concentración de contaminante de entre 15 y 20 veces superior a la concentración inicial y se envía a la unidad de combustión a fin de oxidar el contaminante.

La utilización de esta técnica es conveniente cuando el caudal de gas a tratar es elevado (hasta 200.000 Nm3/h) y la concentración de COV es baja o muy baja. En estas circunstancias, sin la etapa previa de rotoconcentración, el combustible necesario para la oxidación del contaminante sería muy elevado.

Con posterioridad a la etapa de rotoconcentración del contaminante, éste ya puede ser oxidado mediante la tecnología más óptima. De entre las mejores alternativas posibles, cabe destacar las siguientes:
 
La solución integral más habitual es la de Rotoconcentrador de Zeolita + Oxidación Térmica Regenerativa (RTO).  Este sistema incluye una rueda de Zeolita a través de la cual se lleva a cabo un proceso de adsorción que acumula los disolventes, generando una mayor concentración de los mismos para su posterior procesamiento en la unidad de Oxidación Térmica Regenerativa (RTO).

El objetivo es enviar un flujo de aire mucho más concentrado (entre 15 y 20 veces menor que el volumen inicial) con una concentración de Compuestos Orgánicos Volátiles que permita al sistema de oxidación (RTO) ser autotérmico.

Condorchem Envitech ofrece la combinación de estas dos tecnologías: Rotoconcentrador de Zeolita + Oxidación Térmica Regenerativa para el tratamiento de emisiones de Compuestos Orgánicos Volátiles.

Las principales ventajas de esta combinación son:
 
  • Permite el tratamiento de grandes volúmenes: hasta 200.000 Nm3/h por cada Zeolita.
  • Bajo coste operativo.
  • Consumo de gas y electricidad moderado.
  • Ambas tecnologías requieren de coste anual de mantenimiento bajo.
  • Coste de implementación más económico que otras tecnologías.