Resinas de intercambio iónico

Las resinas de intercambio iónico son materiales sintéticos, normalmente esferas de 0,5-1 mm de diámetro, destinadas al tratamiento de aguas residuales industriales. Están formadas por una matriz polimérica a la que se le han unido una gran cantidad de radicales polares, ácidos o bases. Cuando el agua pasa a través de la resina, ésta toma iones del agua (sodio, cloruro, calcio, magnesio, etc.) y cede una cantidad equivalente en cuanto a carga de protones o de hidroxilos.

Las resinas de intercambio iónico pueden ser de los siguientes tipos:
 

  • Resinas catiónicas de ácido fuerte: eliminan los cationes intercambiando sodios o protones.
  • Resinas catiónicas de ácido débil: eliminan los cationes asociados con bicarbonatos.
  • Resinas aniónicas de base fuerte: eliminan todos los aniones. Se utilizan para eliminar carbonatos y silicatos.
  • Resinas aniónicas de base débil: eliminan con gran eficiencia los aniones de ácidos fuertes (sulfatos, nitratos y cloruros).

Una resina de intercambio iónico, cuando se le ha agotado la capacidad de intercambiar iones, mediante una solución regenerante, pueden recuperar completamente su capacidad de intercambio original. La regeneración de la columna se consigue haciendo pasar a través de la resina una solución con el ión original, el cual se une a los radicales de la resina y desplaza a los iones captados durante el funcionamiento normal. Para regenerarlas se suele utilizar sal común, ácido clorhídrico o sulfúrico o sosa caústica, en función del tipo de columna.