Producción de energía térmica

Concepto (necesidad y beneficios)

De acuerdo con la jerarquía de los residuos, que establece el tipo y prioridad de tratamiento que debe recibir un residuo, cuando la reutilización y el reciclado no son posibles, la valorización debe ser tenida en cuenta.

La “valorización” consiste en cualquier operación cuyo resultado principal sea que el residuo sirva a una finalidad útil al sustituir a otros materiales que de otro modo se habrían utilizado para cumplir una función particular, o que el residuo sea preparado para cumplir esa función, en la instalación o en la economía en general.
Para la valorización energética, la utilización principal del residuo será como combustible u otro modo de producir energía.

Mediante la valorización energética se reduce drásticamente el volumen de los residuos a la vez que se genera energía, habitualmente, energía eléctrica y energía térmica. La energía se autoconsume en la propia actividad, por lo que al ahorro económico derivado de la gestión de los residuos se le suma el ahorro en la compra de electricidad.

Tecnologías y oferta de Condorchem Envitech

Existen diferentes tratamientos de los residuos mediante los cuales se puede llevar a cabo la valoración energética. El tratamiento más conveniente depende de forma directa del tipo de residuo y de su composición química. Así, en términos generales, los procesos utilizados por Condorchem Envitech son los siguientes:

  • Biometanización

    La biometanización es un proceso biológico en el que, en ausencia de oxigeno y a lo largo de varias etapas en las que intervienen una población heterogénea de microorganismos, se consigue transformar la fracción más degradable de la materia orgánica en biogás, una mezcla de gases formada principalmente por metano y dióxido de carbono y por otros gases en menor proporción (vapor de agua, CO, N2, H2, H2S, etc.).

    El biogás es una fuente de energía al ser un gas combustible de elevada capacidad calorífica (5.750 kcal/m3), lo que permite su aprovechamiento energético en motores de cogeneración, calderas y turbinas (generando electricidad, calor o como biocarburante).

    El tipo de material a digerir influye en gran medida en el rendimiento y en la composición del biogás obtenido. Para una producción máxima es preferible utilizar residuos ricos en grasas, proteínas e hidratos de carbono ya que su degradación conlleva la formación de cantidades importantes de ácidos grasos volátiles, precursores del metano.

    La biometanización es un proceso adecuado para el tratamiento y valoración de residuos agrícolas, ganaderos y urbanos, así como para la estabilización de fangos procedentes del tratamiento de aguas residuales urbanas.

  • Pirólisis

    La pirólisis es la degradación térmica de un material en ausencia de oxígeno añadido, por lo que la descomposición se produce mediante calor, sin que se produzcan las reacciones de combustión. Las características básicas de dicho proceso se detallan a continuación:

    • El único oxígeno presente es el contenido en el residuo a tratar.
    • Las temperaturas de trabajo, oscilan entre los 300 ºC y los 800 ºC.
    • Como resultado del proceso se obtiene un:
      • Gas de síntesis, cuyos componentes básicos son CO, CO2, H2, CH4 y compuestos más volátiles procedentes del cracking de las moléculas orgánicas, conjuntamente con las ya existentes en los residuos.
      • Residuo líquido, compuesto básicamente por hidrocarburos de cadenas largas como alquitranes, aceites, fenoles, o ceras, formados al condensar a temperatura ambiente.
      • Residuo sólido, compuesto por todos aquellos materiales no combustibles, los cuales o bien no han sido transformados o proceden de una condensación molecular con un alto contenido en carbón, metales pesados y otros componentes inertes de los residuos.
    • Al no darse la reacción de oxidación de los compuestos más volátiles, el poder calorífico del gas de síntesis procedente del proceso de pirólisis llega a oscilar entre 10 y 20 MJ/Nm3.

    Las bajas temperaturas de trabajo provocan una menor volatilización de carbono y otros contaminantes precursores en la corriente gaseosa, como metales pesados o dioxinas. Por esto, los gases de combustión necesitarán teóricamente un tratamiento menor para cumplir los límites mínimos de emisiones fijados en la Directiva de incineración. Los compuestos que no se volatilicen, permanecerán en los residuos de la pirólisis y necesitará ser gestionado adecuadamente.

    Para poder tratar los residuos mediante pirólisis, se deben cumplir una serie de requisitos. Sin embargo, es difícil definir la tipología de residuos considerados como adecuados o inadecuados, dado que está muy relacionado con el tipo de reactor usado y de las condiciones de operación. Básicamente, se consideran como residuos más aptos: papel, cartón, astillas de madera, residuos de jardín y algunos plásticos seleccionados. No son admisibles los residuos voluminosos, los metales, los materiales de construcción, los residuos peligrosos, vidrio y algunos plásticos, como el PVC.

  • Gasificación

    La gasificación es un proceso de oxidación parcial de la materia, en presencia de cantidades de oxígeno inferiores a las requeridas estequiométricamente. En términos generales, las características para el proceso de gasificación de una corriente de residuos, son las siguientes:

    • Se usa aire, oxígeno o vapor como fuente de oxígeno, y en ocasiones como portador en la eliminación de los productos de reacción.
    • La temperatura de trabajo es típicamente superior a los 750 ºC.
    • Las reacciones químicas producidas en este proceso son de dos tipos: de cracking molecular, la temperatura provoca la rotura de los enlaces moleculares más débiles originando moléculas de menor tamaño, generalmente hidrocarburos volátiles, y de reformado de gases, estas reacciones son específicas de los procesos de gasificación y en ellas suele intervenir el vapor de agua como reactivo.
    • Como resultado del proceso de gasificación se obtiene un:
      • Gas de síntesis, compuesto principalmente por CO, H2, CO2, N2 (si se emplea aire como gasificante) y CH4 en menor proporción. Como productos secundarios se encuentran alquitranes, compuestos halogenados y partículas.
      • Residuo sólido, compuesto por materiales no combustibles e inertes presentes en el residuo alimentado; generalmente contiene parte del carbono sin gasificar. Las características de este residuo son similares a las escorias de los hornos en las plantas de incineración.
      • La cantidad, composición y poder calorífico de los gases procedentes de la gasificación dependerá de la composición de los residuos, de la temperatura y de las cantidades de aire y vapor utilizadas.

    El gas de síntesis obtenido en el proceso de gasificación tiene potencialmente varios usos:

    • Como materia prima para la producción de compuestos orgánicos, como la síntesis directa de metanol, amoníaco, o para su trasformación en hidrógeno mediante el reformado con vapor o el reformado catalítico.
    • Como combustible en los procesos de producción de energía eléctrica mediante ciclos térmicos distintos a los de vapor de agua, ya sean ciclos combinados o simples, en turbinas de gas o motores de combustión interna.
    • Como combustibles en calderas tradicionales o en hornos.

    En cuanto a los residuos más apropiados, la gasificación también tiene la restricción de poder tratar sólo algunos materiales específicos. Las características del combustible alimentado deben asegurar como mínimo que contenga el mínimo de inertes y de componentes muy húmedos, tenga un tamaño de partícula comprendido entre 80 y 300 mm, contenga una cantidad de carbono suficiente para poder llevarse a cabo las reacciones del proceso de gasificación, no contener sustancias peligrosas y, si es posible, que tenga un elevado poder calorífico.

  • Incineración

    En la incineración tiene lugar la combustión, reacción química que se basa en una oxidación térmica total en exceso de oxígeno. Las características generales de la incineración de residuos, son las siguientes:

    • Se requiere un exceso de oxígeno respecto al estequiométrico durante la combustión, para asegurar una completa oxidación.
    • La temperatura de combustión está, típicamente, comprendida entre los 850 ºC y 1.100 ºC después de la última inyección de aire secundario, en función de la composición en compuestos halogenados del residuo a tratar.
    • Como resultado del proceso de incineración se obtiene:
      • Gases de combustión, compuesto principalmente por CO2, H2O, O2 no reaccionado, N2 del aire empleado para la combustión y otros compuestos en menores proporciones procedentes de los diferentes elementos que formaban parte de los residuos. Los componentes minoritarios presentes dependerán de la composición de los residuos tratados. Así pues, pueden contener gases ácidos derivados de reacciones de halógenos, azufre, metales volátiles o compuestos orgánicos que no se hayan oxidado. Finalmente, los gases de combustión contendrán partículas, que son arrastradas por los gases.
      • Residuo sólido, compuesto fundamentalmente por escorias inertes, cenizas y residuos del sistema de depuración de los gases de combustión.

    El proceso global convierte prácticamente toda la energía química contenida en el combustible en energía térmica, dejando una parte de energía química sin convertir en gas de combustión y una muy pequeña parte de energía química no convertida en las cenizas. El aprovechamiento del calor de ese proceso se realiza mediante la generación de vapor de agua recalentado, con rendimientos térmicos del orden del 80%, debido a las pérdidas caloríficas tanto en el horno como en la caldera y por la temperatura mínima de salida de los gases de combustión de la caldera de recuperación.

    Los procesos de incineración son muy flexibles en cuanto a combustibles heterogéneos, por lo que pueden tratar RSU, residuos industriales, residuos peligrosos, lodos de depuradoras o residuos hospitalarios.

  • Generación de plasma

    El plasma es un estado de la materia, formado a partir de un gas sometido a altas temperaturas y en el cual prácticamente todos los átomos han sido ionizados. El resultado es un fluido formado por una mezcla de electrones, iones y partículas neutras libres, siendo en conjunto eléctricamente neutro, pero conductor de la electricidad.

    Las características que definen este proceso son las siguientes:

    • La generación de plasma se realiza al hacer fluir de un gas inerte a través de un campo eléctrico existente entre dos electrodos, formándose el denominado arco de plasma.
    • Las temperaturas de trabajo varían entre 5.000 ºC y 15.000 ºC.
    • En el seno del gas se producen las siguientes reacciones: disociación de átomos, pérdida de electrones de las capas externas y formación de partículas cargadas positivamente.
    • El fundamento del proceso es el siguiente: si un gas se halla en las condiciones anteriores y se introduce en un campo eléctrico se generará una corriente eléctrica, formada por los electrones libres dirigiéndose al polo positivo del campo eléctrico, y las partículas positivas hacia el negativo. Esta corriente eléctrica determina una resistividad y, por tanto, una transformación en calor que depende de la intensidad eléctrica. De este modo, aumentando la intensidad del campo eléctrico se aumenta la intensidad electrónica y catiónica, la transformación en calor y la temperatura del gas.
    • Este proceso tiene como límite práctico la resistencia mecánica y térmica de los electrodos.

    El plasma, como método térmico para el tratamiento de residuos, presenta tres posibilidades:

    • Tratamiento de gases peligrosos, los cuales se someten a las temperaturas de trabajo, destruyendo así su estructura molecular. Un ejemplo claro, es la aplicación para la destrucción de PCBs, dioxinas, furanos, pesticidas, etc.
    • Vitrificación de residuos peligrosos, tanto para los residuos orgánicos, destruyendo su estructura molecular, como para los inorgánicos, mediante la fusión de los mismos dentro de una masa vítrea. Después de enfriar y solidificar la masa fundida, los residuos permanecen físicamente capturados dentro de la masa vítrea, y por tanto se convierten en un sólido inerte, minimizando sus posibilidades de lixiviación.
    • Gasificación por plasma, en la que se utiliza como fuente de calor la energía térmica contenida en el propio plasma a partir de la energía (normalmente eléctrica) consumida para la generación del mismo. De esta forma, se obtiene como productos finales: un gas, compuesto fundamentalmente por monóxido de carbono e hidrógeno, y un residuo sólido, consistente en una escoria inerte generalmente vitrificada.
  • Como resultado de las pruebas realizadas en planta piloto, esta tecnología podría llegar a tratar una amplia variedad de los residuos, como RSU, residuos industriales, biomasa, residuos sanitarios, de desguaces de vehículos, neumáticos, plásticos, residuos especiales, etc.