Tratamiento biológico de aguas residuales

En Condorchem Envitech se acumula una vasta experiencia en el diseño, fabricación, montaje y puesta en marcha de diferentes tipos de plantas de tratamiento biológico de aguas residuales.

Contamos con reactores biológicos a membranas tipo MBR, de lecho móvil MBBR y secuenciales SBR para el diseño de nuestras plantas de tratamiento biológico de aguas residuales:

  • Reactor de fangos activos: Proceso biológico en continuo, aerobio y con la biomasa en suspensión. Eficiente y viable si se dispone de espacio.
  • Reactor biológico secuencial (SBR): Proceso biológico en discontinuo y aerobio. Muy versátil y flexible.
  • Reactor biológico de membranas (MBR): Proceso biológico y aerobio. Requiere poco espacio y produce un efluente secundario de gran calidad.
  • Reactor biológico de lecho móvil (MBBR): Proceso biológico, aerobio y con la biomasa fija. Gran eficiencia.
  • BIOCARB®: Proceso biológico, aerobio y con la biomasa fija. Tratamiento muy eficiente y completo. Excelente alternativa en multitud de casos.
  • Reactor UASB: Proceso anaerobio, ideal para efluentes con altas cargas orgánicas. Costes de explotación muy bajos.
  • Reactor RAFAC®: Proceso anaerobio, optimizado para tratar cargas orgánicas elevadas. Proceso muy competitivo.

Cuando los efluentes presentan una elevada concentración de materia orgánica disuelta, la alternativa más competitiva es el tratamiento biológico, por su sencillez y bajos costes. Los únicos requisitos para la aplicación satisfactoria de esta tecnología es que la contaminación sea biodegradable y que no haya presencia de ningún compuesto biocida en el efluente a tratar.

La materia orgánica soluble es asimilada por los microorganismos como fuente de carbono, los cuales crecen y forman flóculos macroscópicos que decantan. Para el crecimiento de los microrganismos es necesario, aparte de la materia orgánica, la presencia de nitrógeno y fósforo en el efluente. Si su concentración no es suficiente, se deberán aportar al tratamiento.

Los microorganismos pueden asimilar la materia orgánica consumiendo oxigeno, o bien  en completa ausencia de éste. Eso sí, su metabolismo (velocidad de degradación, productos formados, etc.) depende completamente de si el crecimiento se produce en condiciones aerobias o anaerobias.

La selección del tipo de proceso biológico más conveniente se debe analizar caso a caso en función de las características del efluente a tratar.