catarata

Os presentamos el resumen ejecutivo de un basto informe que el 2030 Water Resources Group, constituido por un gran n√ļmero de organizaciones de los sectores privado y p√ļblico, ha llevado a cabo sobre el futuro del agua , tanto en nuestro pa√≠s, como a nivel mundial.

En el se analiza el papel que los creadores de pol√≠ticas p√ļblicas, el sector privado y la sociedad civil deben ejercer, de forma conjunta, para poner en pr√°ctica una transformaci√≥n sostenible en el modelo actual de consumo de agua.

Los actores principales que se definen son los gobiernos, que tienen en su mano el desarrollo de leyes que permitan una gesti√≥n mas eficiente del agua y aseguren adem√°s el cumplimiento de las mismas; la agricultura, como mayor consumidor y mal gastador de agua a nivel mundial; la industria, que tambi√©n representa un importante porcentaje del consumo global y debe adoptar los procesos de tratamiento industrial de aguas adecuados; los proveedores de tecnolog√≠a, que tienen en su mano el desarrollo de nuevas tecnolog√≠as de tratamiento de aguas para estrechar la brecha entre oferta y demanda de agua; y por √ļltimo las entidades financieras, que pueden financiar el desarrollo de estas nuevas tecnolog√≠as y su implantaci√≥n, tanto en la industria como en el campo.

Seg√ļn el informe, para el a√Īo 2030, bajo un escenario de crecimiento econ√≥mico promedio, y sin asumir beneficios por eficiencias, los requerimientos globales en materia de agua crecer√≠an de los 4.5 billones de m3 actuales (√≥ 4,500 kil√≥metros c√ļbicos) a 6.9 billones de m3, lo cual supone un 40% m√°s de la oferta accesible y confiable actual.

Así, el reto de la escasez de agua viene dado fundamentalmente por el crecimiento y desarrollo económico de los países industrializados y las economías emergentes, ya que si no somos capaces de gestionar de manera adecuado el uso del agua se puede llegar a un colapso, que afecte incluso a la disponibilidad de alimentos para la población humana.

A lo largo del informe se hace mucho hincapié en el valor de la productividad del agua, así como en la comprensión de los regímenes económicos dentro de los cuales el agua debe ser regulada, y la forma en que los mecanismos de mercado pueden ayudar a incentivar un uso eficiente del agua por parte de las empresas, agricultores y ciudades.