Tratamiento de aguas aceitosas

El aceite y el agua son dos fases líquidas difíciles de combinar. La contaminación con aceite del agua suele provocar una fase líquida oleosa que flota sobre la superficie del agua y con cantidades muy pequeñas que se extienden y resultan feas. Aunque este tipo de separación de fase tenga mal aspecto, no es difícil de separar. Mucho más difíciles son las emulsiones de agua y aceite, que hoy en día se unen con alguna forma de polímero, que tienen un aspecto lechoso.

 

Para enfriar los equipos de corte de metal se suelen usar aceites de refrigeración y lubricación. Normalmente están en un circuito de bucle cerrado con un filtro para recoger los residuos metálicos antes de reciclar el aceite. No obstante, en la mayoría de las aplicaciones se pierde algo de aceite durante la producción o en los periodos de lavado a fondo. Además, estas aplicaciones generalmente tienden a tener agua como portadora y para asistir en el proceso de refrigerado. Sin embargo, es necesario tratar el agua utilizada en estas aplicaciones, puesto que, en caso contrario, las sales naturales del agua pueden reaccionar con otros medios y producir oxidación en el proceso. Esta oxidación generalmente tiende a expresarse en la aceleración del desgaste de la maquinaria utilizada. También puede provocar picado en el metal, con lo que al final aparecerán manchas en la superficie metálica.

 

Otras industrias, como las de jabones, geles y espumas de afeitar y detergentes, usan antiespumantes de base oleosa para suprimir la espuma que se genera durante la fabricación. Aunque es muy útil en dicha aplicación, el aceite vegetal del antiespumante es transportado y se separará en el proceso de tratamiento de aguas residuales. Por lo tanto, el proceso sería tratarlo en la fuente, de forma que se extraiga el aceite y se pueda reciclar el agua limpia.

 

En la industria alimentaria, los aceites se usan como ingredientes o en la preparación de alimentos. Los aceites de dichos procesos, que suelen ser aceites vegetales ligeros, pueden pasar por algún sistema de tratamiento físico, como los sistemas de flotación de aire disuelto (DAF por sus siglas en inglés) y terminar en la planta de tratamiento de aguas residuales. Además, en algunos alimentos, se utilizan emulsionantes para asegurarse de que el aceite se mezcla con la fase acuosa. En estos casos es extremadamente difícil eliminar el aceite en el proceso de tratamiento de aguas residuales.

 

Condorchem Envitech puede ofrecer una gama de sistemas para asistir en la separación del aceite en aguas contaminadas. Al final encontrará enlaces a los procesos.

 

Sin embargo, es importante recordar que es posible que no sea suficiente con solo un sistema. En algunos sectores, como el de alimentación y bebidas, pueden ser necesarios varios procesos químicos y físicos, dependiendo del nivel y del tipo de aceite presente en el agua residual y de los eventuales requisitos del agua residual tratada.

 

En ciertos casos, debido al valor calorífico del aceite, una vez separado y recuperado existe la posibilidad de venderlo o usarlo, por ejemplo, para la alimentación de calderas. El agua tratada de la separación se puede reutilizar en torres de refrigeración o calderas o, con un tratamiento adicional, devolverse a las áreas de producción.

Soluciones

  • Purificadores fisicoquímicos
  • Purificación de aguas de proceso
  • Microfiltración, ultrafiltración y nanofiltración
  • Destilación por membranas

 

Si encuentra útil esta información, por favor, deje su número de teléfono y correo electrónico y en breve nos pondremos en contacto con usted.