Recuperación de disolventes orgánicos

El agua en sí es un disolvente y en nuestro planeta es el principal disolvente para los sólidos en suspensión y disueltos. Sin embargo, los disolventes orgánicos son compuestos volátiles que se suelen utilizar como alternativa al agua y mantienen otros activos en fase de suspensión sin separación.

Los disolventes orgánicos más comunes en las aplicaciones habituales incluyen:

  • El aguarrás, utilizado en diluyentes de pintura y para eliminar esmaltes;
  • La acetona, un compuesto químico utilizado en muchas industrias;
  • El etanol, que se emplea en la industria cosmética, sobre todo en perfumes;
  • El acetato de etilo, utilizado en pegamentos como los pegamentos de contacto rápido.

Además, en todo el ámbito industrial existe una amplia gama de aplicaciones para disolventes, incluidas las siguientes:
Fabricación de automóviles, fibras sintéticas, pinturas, barnices, papel, tintas, vidrio, poliuretano, laminados metálicos, lubricantes y aditivos, resinas y pigmentos; también en el sector del transporte y distribución de disolventes, las industrias farmacéutica y laboratorios, procesos de impresión y artes gráficas, industrias químicas en general, etc.

Si se corrige la postproducción y se trata, muchos terceros recomprarán el disolvente, bien para volverlo a utilizar, bien como combustible en centrales cogeneradoras de calor y electricidad. No obstante, en la mayoría de los casos el disolvente orgánico inicial de desecho, su postproducción carece de valor o este es mínimo debido a los contaminantes que arrastran, como esmaltes o metales, incluido el plomo o el mercurio.

A fin de garantizar que el disolvente orgánico tenga algo de valor para el cliente, Condorchem Envitech realizará un ensayo inicial de laboratorio para evaluar el índice de recuperabilidad del disolvente. Si resulta satisfactorio, Condorchem Envitech, en colaboración con el cliente, puede llevar a cabo ensayos in situ para explotar todo el potencial de recuperación del disolvente orgánico.

La solución habitual más sostenible y económica para la recuperación de disolventes orgánicos es la destilación. La materia prima se introduce en una destiladora donde se mantiene el vacío para así reducir su temperatura y se aplica calor para calentar el compuesto. Dependiendo del nivel de contaminantes en la materia prima inicial, se pueden ajustar la temperatura y la presión del vacío para conseguir el objetivo de recuperar el disolvente.

Al calentar el compuesto y destilar el disolvente, se elimina el concentrado. También puede darse el caso de que este material que quede en la destiladora se pueda recuperar y tras una evaluación, se envíe a una instalación de incineración de alta temperatura, como la industria del cemento. Una vez más, y apoyándonos en nuestra amplia experiencia, Condorchem Envitech valorará con el cliente las posibilidades de eliminación de ambos fluidos.
Si desea obtener más información acerca de nuestros sistemas de destilación, consulte el enlace siguiente:
http://condorchem.com/es/destiladores-de-disolventes/

Si desea que le ampliemos información sobre este u otros sistemas que ofrece Condorchem, no dude en ponerse en contacto con nosotros a través de los enlaces que podrá encontrar en nuestro sitio web.