Purificación de aguas de proceso

Las aguas primarias o aguas de aporte son aquellas que son necesarias para llevar a cabo el proceso productivo. Muchos procesos productivos necesitan agua de más calidad que la que se obtiene de la fuente habitual de suministro, por lo que estas aguas deben ser tratadas para que cumplan unas determinadas características o simplemente ser potables.

En estas ocasiones el agua recogida de los entornos naturales (ríos, lagos, etc.),  de la red o de pozos, ha de ser sometida a un tratamiento previo antes de ser utilizada. De esta forma se eliminan todos aquellos componentes que pueden ser perjudiciales y se obtiene un agua de calidad apropiada.

Mediante Plantas de Tratamiento de Aguas (PTA) podemos conseguir, empleando determinados procesos agua suave (sin dureza), agua desmineralizada (sin minerales o desionizada) o agua ultrapura (completa eliminación de minerales y gases disueltos) para cualquier tipo de industria. Los principales procesos a llevar a cabo en una PTA son:
 

  • Desalinización.
  • Descalcificación para eliminar dureza del agua.
  • Desmineralización.
  • Desferrización.
  • Filtración.
  • Potabilización.